Críticas al regreso a la plena presencialidad en escuelas porteñas

Los ministros de Educación, Nicolás Trotta; y de Salud, Carla Vizzotti, cuestionaron este miércoles el regreso a la presencialidad total en las escuelas de la Ciudad, anunciado por el Gobierno porteño, al señalar que es una medida “incomprensible” que “puede ser un riesgo” para los alumnos ya que no podrán mantener dentro del aula el distanciamiento recomendado para evitar contagios de coronavirus.

“Es incomprensible que no se quiera respetar el metro y medio de distancia”, alertó Trotta, también consideró que “hay que ser cuidadosos en la Ciudad porque está en riesgo la política sanitaria de todo el país” y pidió que las autoridades porteñas “actúen con responsabilidad” frente al tema.

En ese marco, el titular de la cartera educativa nacional dijo que “hay que preguntarle al ministro Fernán Quirós si se puede prescindir del distanciamiento en las aulas” y recordó que fue el funcionario porteño quien, semanas atrás, advirtió que el país “sin duda” está “frente a una tercera ola” de contagios de Covid vinculadas a las nuevas variantes.

“El metro y medio de distancia es de cumplimiento obligatorio en todo el país”, destacó y señaló que “apenas los especialistas nos digan que se puede achicar el metro y medio de distancia lo vamos a hacer”.

Este martes se reunió el Consejo Federal de Educación, del que participan todos los ministros del área, para definir medidas respecto de la aprobación de los contenidos para acceder a la promoción; no obstante también sirvió para evaluar la eficacia de las medidas vigentes en torno a la presencialidad de los alumnos en los establecimientos escolares.

Según informó Trotta, “el Consejo también reafirmó medidas previstas en protocolo de seguridad para la intensificación de la presencialidad en este segundo semestre y los especialistas marcaron, nuevamente, la necesidad de sostener la norma vigente aprobada que establece el metro y medio de distancia dentro del aula. Eso lo acompañaron 22 provincias y solo se opusieron Mendoza y CABA”.

Así, el funcionario nacional salió al cruce de la decisión de la Ciudad de Buenos Aires, anunciada el lunes, que contempla el regreso total a las clases presenciales, desde el 4 de agosto, de la totalidad de los alumnos porteños, unos 700.000, que será bajo un esquema gradual, pero obligatorio.

De acuerdo al cronograma, los primeros en regresar a las aulas de manera plena serán los estudiantes del secundario, posteriormente se sumarán los del nivel primario y en la semana del 23 de agosto se incorporarán los de la etapa inicial; mientras que a las universidades se les recomendará también el retorno, aunque no tendrá un carácter obligatorio.

Consultada por la decisión de Horacio Rodríguez Larreta, la ministra Vizzotti advirtió que “puede ser un riesgo” que haya un aumento de las personas en los espacios reducidos en invierno.

“La recomendación de ir aumentando progresivamente la presencialidad y monitoreándola es adecuada, pero el ritmo y la velocidad con la que se llegue a la presencialidad plena es la discusión”, remarcó.

Y agregó que la vuelta a clases “suena como algo que podría ser más escalonado” en la Ciudad de Buenos Aires, pero que va a ser monitoreado para “generar las acciones correctivas” si hay un aumento de casos.

Compartir