posible saturación
En qué condiciones están las rutas para viajar este fin de semana a la Costa atlántica

Se prevé que habrá una intensa circulación y demoras en la autovía 2, que aún presenta sectores dañados; en la 11, a partir de mañana, habrá 16 kilómetros con nuevos carriles
Uno de los últimos tramos inaugurados de de la ruta 11, entre General Conesa y San Clemente del Tuyú Foto: Mauro V. Rizzi

 

MAR DEL PLATA.- Todavía con varios tramos en los que operan máquinas viales para construir nuevas calzadas y mantener las superficies deterioradas, las rutas que conducen a la costa atlántica se preparan para una última y exigente prueba previa al movimiento turístico de verano, que por los niveles de consultas y reservas de alojamiento ya se advierte más que intenso y con expectativas de recuperar o superar picos históricos de tránsito vehicular

Los principales obradores atienden en particular las renovadas trazas de las rutas 11 y 56, que poco a poco, kilómetro a kilómetro, empiezan a encaminarse como autopistas a partir de las segundas calzadas en construcción.

En la interbalnearia,  ya se habilitaron algunos tramos de doble vía y otros asoman con avances, pero todavía hay trabajos pendientes sobre algunos detalles finales, como los vinculados al equipamiento de seguridad y a la señalización integral.

Para el último fin de semana largo de agosto (comprendido entre el 14 y el 16 de ese mes) quedó concluido y habilitado al tránsito un segmento de 61 kilómetros que se extiende desde General Conesa hasta Mar de Ajó, desde entonces consolidado como autovía. Para mañana se espera la inauguración de otros 16 kilómetros que llegan hasta el cruce con la ruta 56 y así se logrará un recorrido completo con doble calzada desde allí hasta Villa Gesell.

Las máquinas viales estarán paralizadas desde el viernes hasta el lunes próximos. El martes se retomará el plan que prevé llegar al verano también con la ruta 56 convertida en autopista, de punta a punta.

Desde Aubasa, la empresa que tiene la concesión y explotación de las rutas 2, 11, 56, 74 y 63, anticipan un nuevo operativo especial que se pondrá en marcha a partir de mañana y que buscará atender el incremento del tránsito que se espera en vísperas del primero de los dos feriados que componen este fin de semana largo.

Previsiones

Tan relevante es lo que se espera que desde la firma, según se pudo confirmar, aceleraron en estos últimos días la contratación de personal eventual adicional para dar respuesta a la intensa demanda que se viene. Las incorporaciones buscan cubrir tareas de desmalezamiento en las cercanías de banquinas, móviles adicionales de asistencia y cobro en peajes. “Estamos seguros que las rutas se van a saturar en algún momento del fin de semana”, afirmaron a LA NACIÓN, seguros de un aluvión turístico hacia las playas y otros destinos de esta zona de la provincia.

La ruta 2, vía directa para el corredor Buenos Aires a Mar del Plata, será tan sufrida como siempre para los automovilistas. Las restricciones por la pandemia y lo amplio del plan por encarar obliga a llegar a este fin de semana largo sin mejoras significativas. Apenas el mantenimiento de malezas y señales, pero nada de recuperación en un pavimento que está muy dañado, con tramos que ameritan circular a mediana velocidad o al menos con cuidados adicionales. Se prometen algunos bacheos focalizados y demarcación pero para más adelante, recién antes de la temporada alta. No mucho más.

Hacia San Clemente del Tuyú

Foto: Ricardo Marazzi

Los que se encaminen hacia los balnearios que se extienden entre Mar del Plata y San Clemente del Tuyú, a los que pueden llegar por ruta 11, se encontrarán como novedad con otros 16 nuevos kilómetros de autopista. Es el tramo comprendido entre los kilómetros 250 y 266 que, si todo sale tal como se prevé y los inspectores daban hoy la aprobación de obra, serán inaugurados mañana, en vísperas del movimiento masivo de vehículos rumbo a la costa.

La deuda pendiente será, de aquí en más, completar poco más de 50 kilómetros que restan para unir esa Villa Gesell con Mar Chiquita, desde donde nace otra doble calzada que permite llegar hasta Mar del Plata con mayores condiciones de seguridad y un mínimo riesgo de colisiones frontales.

El resto se parecerá bastante a los que se haya visto durante estos últimos meses. Las obras se detendrán durante este fin de semana largo, pero al paso se podrán ver algunos avances. La ruta 56, que vincula con la 74 y permite salir hacia la interbalnearia a la altura de Pinamar, será toda autopista antes de fin de año, afirman desde Aubasa. Quizás la semana próxima se podría habilitar un primer tramo de doble calzada, entre los kilómetros 37 al 57. Y luego del 57 al 62. El resto estaría listo antes del 15 de diciembre.

Hasta que se den esos avances la ruta 56 mantendrá su formato original de única calzada con doble mano de circulación. Es un recorrido angosto, escaso de banquinas, que se ha cobrado varias vidas durante los últimos años.

La ruta 74 es de lo mejor que hay en la zona y por ahora no es foco de preocupación. Sí la 63, que lleva desde Dolores a la 11 y hace tiempo que también se encamina a ser autopista. Allí se dieron algunas complicaciones en las contrataciones y se demoran los avances.

Para este fin de semana largo se espera un operativo de control de rutas muy amplio, con la participación de las fuerzas de seguridad y organismos nacionales y provinciales que incluyen personal policial motorizado y en puestos camineros, así como inspectores de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Por Darío Palavecino
La Nación.
Compartir