Greenpeace cumple 50 años de lucha ambiental

 

 

 

Greenpeace nace en 1971, cuando un pequeño grupo de personas defensoras del medio ambiente zarpó desde Vancouver, Canadá, en un viejo barco pesquero hacia Amchitka, una pequeña isla volcánica frente al oeste de Alaska, para protestar contra las pruebas nucleares del ejército estadounidense. Originalmente, el barco se llamó Phyllis Cormack, pero luego lo rebautizaron Greenpeace, ya que unía dos grandes temas, la supervivencia de nuestro medio ambiente y la paz del mundo.

Los comienzos de Greenpeace datan de 1971, cuando un equipo de personas defensoras del medio ambiente zarpó desde Vancouver, Canadá, en un viejo barco pesquero hacia Amchitka, una pequeña isla volcánica frente al oeste de Alaska, para protestar contra las pruebas nucleares subterráneas que el ejército estadounidense realizaba allí.

Originalmente, el barco se llamó Phyllis Cormack, pero luego lo rebautizaron como Greenpeace ya que unía dos grandes temas, la supervivencia de nuestro medio ambiente y la paz del mundo.

Greenpeace hace un llamado a la sociedad para proteger el Mar Argentino: cómo participar

 

La directora ejecutiva de Greenpeace Internacional, Jennifer Morgan, sostuvo: “Mientras cumplimos 50 años de historia, la pérdida de biodiversidad se acelera, la crisis climática se profundiza y la inequidad aumenta. Ahora, más que nunca, necesitamos una acción colectiva real y unida mientras estamos en esta encrucijada.

“En las últimas décadas, han habido muchas campañas y victorias para preservar un futuro verde, pacífico y justo. Tanto en sus inicios como en la actualidad, Greenpeace quiere transformar, junto a aliados, nuestro sistema actual, en el que las ganancias y la contaminación son priorizadas sobre la gente y el planeta”, expresó Morgan.

Greenpeace desplegó carteles en el acto inaugural de la Exposición Rural para denunciar que la expansión descontrolada de la ganadería intensiva en el norte del país implica la destrucción de los bosques del Gran Chaco argentino y la extinción del yaguareté.

Durante 50 años, la organización realizó incontables campañas junto a aliados, destacando entre ellas el fin a las pruebas nucleares y vertido de residuos tóxicos en el mar, la protección de la Antártida estableciendo una base en ese continente.

La denuncia e intervención a la industria ballenera, la investigación a grandes empresas contaminantes y la compañía a nivel global, de distintas comunidades, pueblos indígenas, sindicatos y aliados de todo el mundo en la lucha por garantizar un futuro justo, ecológico y pacífico.

GREENPEACE EN ARGENTINA

En Argentina, Greenpeace está presente desde 1987 y trabaja para promover las energías limpias y para hacer frente a la crisis climática. Con el apoyo de un millón y medio de argentinos y de otras organizaciones, la organización logró aprobar la Ley de Bosques, detener el proyecto de vertedero de residuos nucleares en Chubut, y la explotación petrolera en el Parque Nacional Calilegua, entre otros hitos.

La composición del músico italiano Ludovico Einaudi, Elegy for the Arctic, se inspiró en ocho millones de voces de todo el mundo que piden la protección del Ártico.

También, junto el trabajo de más de 70 organizaciones ambientales y ciudadanas, trabajó para la aprobación de la Ley de Preservación de Glaciares y Ambiente Periglacial.

Además, denunció la pesca intensiva y consiguió las primeras medidas de preservación. Greenpeace lucha por la protección de los humedales y del Mar Argentino. Y impulsó una ley para la gestión de los residuos urbanos en la Ciudad de Buenos Aires (Ley de Basura Cero), de la cual exige su correcta aplicación.

¡Muy raro! Greenpeace denuncia que la Sociedad Rural Argentina presiona para que no haya castigos a quienes prenden fuego los campos

 

Diego Salas, Director de Programas de Greenpeace Andino, señaló: “Nuestro objetivo sigue siendo fortalecer la participación, para modificar las iniciativas públicas y privadas que destruyen la naturaleza y también porque sabemos lo importante de construir una cultura que priorice el cuidado del planeta. Podemos hacerlo porque somos una organización que se sostiene gracias a los aportes individuales, porque no aceptamos donaciones de empresas ni de gobiernos ni de partidos políticos, y eso nos da nuestra fortaleza más importante, nuestra independencia. Y con ella, la capacidad de enfrentar en esta lucha, a quien sea necesario.

Activistas de Greenpeace escalaron el obelisco para exigir al presidente Mauricio Macri el cumplimiento de la Ley de Glaciares y el cierre de la Mina Veladero operada por Barrick Gold. Dicha Ley, sancionada en 2010 tras años de campaña de Greenpeace y de más de 70 organizaciones ambientalistas y asambleas ciudadanas, regula la actividad minera en protección de los Glaciares, principal fuente de agua dulce del país.

Estos 50 años de Greenpeace a nivel internacional respaldan el accionar en la región y nos impulsan a seguir trabajando en el país tanto en los problemas locales como la deforestación y el impacto de la explotación petrolera en el Mar argentino, como en las acciones que contribuyen a enfrentar la crisis climática global, como es el reemplazo de los combustibles fósiles por energías limpias y el desarrollo de sistemas de agricultura sustentables.”

Activista trepa por la cadena del ancla del petrolero Gran Couva y cuelga una pancarta que dice No más bosques turberas para aceite de palma. El barco de Greenpeace MV Esperanza ocupó el petrolero durante 24 horas y pintó en su proa Forest Crime.

Actualmente, Greenpeace tiene presencia en 54 países y cuenta con miles de trabajadoras y trabajadores, decenas de miles de voluntarios, millones de seguidores y activistas en redes sociales y 3 millones de socios en todo el mundo.

Primera acción de Rainbow Warrior en América Latina. Activistas despliegan mensaje de protesta contra la planta de energía nuclear Atucha, en Zarate, Argentina.

La organización, desde sus inicios, es política y económicamente independiente, lo que le ha permitido liderar campañas en todo el mundo y denunciar a gobiernos y corporaciones que dañan el ambiente.

todoprovincial

Compartir